El aroma del café estimula el cerebro

Según un estudio publicado por el Journal of Environmental Psychology, el aroma del café genera una sensación de alerta mental aunque ni siquiera se beba. Se cree, los efectos del café son tan psicológicos como fisiológicos. Los investigadores separaron a 114 estudiantes en dos grupos. Al primer grupo se lo expuso al aroma del café (más del 70 por ciento de los alumnos pudieron detectarlo) y al segundo grupo se lo dejó sin aroma. Los primeros resolvieron problemas matemáticos complejos con mayor facilidad que los segundos. Eternamente vinculado con las actividades intelectuales, el café provocaría un efecto placebo entre aquellos que detectan su presencia.